ROSQUILLAS DE YEMA GLASEADAS

miércoles, 18 de abril de 2012

Estas rosquillas de hojaldre están mejor al día siguiente de haberlas preparado, cuando el baño de yema y el glaseado se han secado y quedan crujientes.Por experiencia os aseguro que lo dificil es resistirse a probarlas recién hechas, aunque el glaseado no esté del todo seco.
La receta básica es la que he utilizado para las Rosquillas azucaradas, pero llevan además un baño de yema y un glaseado de naranja, son fáciles y muy rápidas de preparar.

INGREDIENTES( Para unas 25 Rosquillas)
  • 2 Láminas de hojaldre ya estirado
  • 5 c/s de mantequilla derretida
  • 100 ml. de agua
  • 100 gr. de Azúcar
  • 4 Yemas
  • 2 c/p de Zumo de naranja
  • 100 grs. de Azúcar glass
Abreviaturas: c/s : cucharada sopera
                     c/p : cucharada de postre
ELABORACIÓN
Precalentamos el horno a 220º C y forramos la bandeja del horno con papel de hornear.
Estiramos una lámina de hojaldre, la pintamos con la mantequilla derretida y colocamos encima la otra lámina de hojaldre.
Cortamos la masa con un cortapastas redondo, y en el centro cortamos un círculo más pequeño, para hacer el agujero de las rosquillas. Si no tenemos cortapastas redondo, sirve un vaso o una taza, y para el agujero yo he utilizado la boquilla de la manga pastelera.
Horneamos a 220º C durante 20 minutos o hasta que veamos que se van dorando.
Mientras las rosquillas se hornean, preparamos un almíbar, cociendo a fuego lento durante 10 minutos el agua con el azúcar hasta que el almíbar esté a punto de hebra suave, es decir que se forme un fino hilo de almíbar al levantarlo con la cuchara de madera. Batir las 4 yemas de huevo en un cuenco, y cuando el almíbar esté a punto de hebra suave, retirar del fuego, volcar las yemas y remover para evitar que se peguen. Cocemos a fuego medio 5 minutos hasta que las yemas espesen.
Sacamos las rosquillas del horno y cuando aún estén calientes, las bañamos en la yema y las dejamos enfriar sobre una rejilla hasta que la yema se vaya secando.
Mientras las rosquillas se enfrían, preparamos el glaseado de naranja, añadiendo el azúcar glass tamizado y poco a poco al zumo de naranja, hasta que tengamos una pasta fina que cubra el dorso de una cuchara.
Pasamos las rosquillas bañadas en yema por el glaseado y dejamos secar nuevamente sobre una rejilla.
Cuando el glaseado esté seco al tacto, estarán listas para degustar.

venamicocina
venamicocina
Resultan deliciosas para acompañar al café  como postre, como merienda o para darnos un capricho dulce, que de vez en cuando nos viene bien. Si os animáis a hacerlas ya veréis como están mejor al día siguiente, aunque dudo que os podáis resistir a probarlas.

8 comentarios:

  1. Tienen que estar muy ricas con ese glaseado y no son complicadas de hacer, ¡qué buena receta! Me la apunto :)

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El glaseado les da un toque especial, y como ves son fáciles. Un besito.

      Eliminar
  2. Me encantan,me comería un par de ellas ahora mismo,las haré seguro.besinos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya me contarás que tal te salen. Un besito.

      Eliminar
  3. Ay madre, qué tentación a estas horas, qué ganitas de probar!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Mary son una auténtica tentación. Y a la hora de la merienda, ni te imaginas. Un besito.

      Eliminar
  4. QUE RICAS TE HAN QUEDADO CON ESE GLASEADO PERFECTO¡¡¡BESINES

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bea, gracias por lo del glaseado perfecto. Un besito.

      Eliminar

¡ Gracias por vuestros comentarios! Me animan a seguir compartiendo recetas y me hacen mucha ilusión.